divendres, 4 de juliol de 2008

Un nuevo trono sin rey


Platos y piñones. Tourmalet y Prato Nevoso. Por primera vez en mucho tiempo los corrillos ciclistas y del público no monopolizan las conversaciones en torno al dopaje y las actuaciones policiales. Este año el tema estrella es otro: las ausencias. Faltarán en las tierras francesas el vigente campeón, el español Alberto Contador, aspirantes como Levi Leipheimer o Andreas Klöden y animadores de las largas jornadas llanas como los sprinters Petacchi, Booneno Bennati.
Entonces, ¿Qué le queda al Tour? Muchas dudas e incógnitas. No son los platos a elegir los que provocan las preguntas. Ni siquiera si el momento idóneo es la tercera semana con los Alpes o los 117 kilómetros de prueba individual. La inseguridad proviene de los candidatos a llevarse la gran prueba por etapas. Tras la etapa monolítica de Lance Armstrong, los organizadores se frotaban las manos con sus sucesores y la no invitación a
AlbertoContadorvuelve a abrir el abanico.
Los aspirantes al trono
El ciclista al que todos señalan es Cadel Evans, un experimentado corredor en el Tour sin debilidades pero sin grandes fortalezas. Hasta ahora había tenido problemas con los escaladores, con los que perdía el terreno ganado gracias a sus notables dotes de contrarrelojista. Sin Rasmussen y Contador aumentan sus posibilidades. Entre sus principales oponentes está
Alejandro Valverde, con un perfil muy similar, y Carlos Sastre, un corredor cada vez más valiente pero con menos explosividad para abrir huecos.
En el resto del pelotón apuntan ya con muchas opciones los hermanos Schleck.
Frank, el mayor, cuenta con muchos kilómetros de competición en las carreteras, pero todavía se desconoce su reacción en los vertiginosos descensos tras su caída por un terraplén en la Dauphiné Liberé. Andy, el menor de los luxemburgueses, tratará de explotar su papel de novato en segundo plano y sus dotes de escalador para sorprender como hiciera en el Giro de Italia de 2007 -acabó segundo-.
Por supuesto, acuden los sempiternos favoritos que siempre se tienen en cuenta pero no pasan de notables actuaciones. El ruso Dennis Menchov ha preparado una nueva participación con el Giro como previa, pero con sensaciones diferentes y divergentes en el asfalto italiano. Del país transalpino llega otra promesa por madurar: Damiano Cunego. Este año ha preparado a conciencia la ronda francesa pero cuenta con similares características a Valverde y Evans, sin un terreno especialmente propicio para su destaque. Por último,
Haimar Zubeldiacompetirá de nuevo por un puesto en el podio apurando sus condiciones al máximo y en busca de su siempre dulce victoria de etapa.
Por la recuperación de la emoción
Transcurrirán varios días mientras se hable de los ausentes, del conflicto de la organización con el Pro Tour, pero con las primeras 'exhibiciones' pirenaicas, desfallecimientos y esfuerzos sobrehumanos que despierten de la siesta a los espectadores cambiarán las conversaciones y los nuevos aspirantes al trono serán los protagonistas. Con puertos míticos como Alpe D'Huez, el durísimo Hautacam y La Bonette de Restefond y las cimas inéditas de Prato Nevoso y la Lombarde será el momento de que los ciclistas jueguen sus bazas.

Cap comentari: